martes, 27 de diciembre de 2011

Mis aventuras en Roma en días señalados

Amo Roma por muchos motivos, uno de ellos es que suele regalarme simpáticas anécdotas para días señalados. Ya referí una en este blog el 1 del 1 de 2010, en relación con la amabilidad de un bulldog versus la antipatía de su dueño, estanquero para más señas. La que ahora relato tuvo lugar el mismo día de Navidad.
11 de la mañana. Salgo a dar un paseo de despedida y a saludar a uno de mis orgasmos místicos favoritos: la beata Ludovica Albertoni de Bernini en la iglesia de San Francesco a Ripa. Al entrar, me encuentro que están restaurando el templo y lo que antes era un recorrido discreto por un lateral de la nave hasta llegar a la imagen, te obliga ahora a atravesar el pasillo central siendo blanco de las miradas de toda una parroquia entregada al agradecimiento celestial de tan señalado día, que, además, este año ha caído en domingo. Ludovica, pues, en estos momentos, no se puede ver con la nitidez y cercanía a la que me tenía acostumbrada. Penita, eh. Y nada de fotos, así que compro una postal y me entretengo leyendo su historia en el panel turístico situado a tal efecto junto a la ventana de visión. En esto que una piadosa joven agarra el micrófono, anuncia la ceremonia y se arranca a cantar el Adeste fideles  (desafinando un poco, cabe destacar). Y a ritmo de Venite adoremus, venite adoremus aparecen el cura y el monaguillo de turno, la feligresía se pone en pie, hacen la señal de la cruz y yo en un lateral, también de pie sin atreverme a salir ya que para abandonar la iglesia tenía que plantarme ante el cura y recorrer otra vez el pasillo central dando la espalda al altar, lo cual es irreverente y feo. Una puede ser agnóstica, pero respeta todas las religiones incluso la que tanto nos ha violentado. En definitiva, que tuve que tragarme la misa entera, de pie, con abrigo plumón, gorra y gafas de sol, ya que son graduadas y si me las quito podría perderme algo interesante. Para acabarlo de adornar, al salir pisé una caquita de can romano y la marronuzca masa blanda se me quedó incrustada entre las rendijas de las botas. Lo mío me costó limpiarlas. ¡Qué asquito de Fiestas!
Otra de estas aventuras también tuvo ocasión el mismo día de Navidad del año 2007, como para rematarlo después de haber pasado lo que todo el mundo sabe que pasé. Se me ocurrió (y lo cuento para advertiros que no lo hagáis nunca jamás) llegar justo a la hora de la pantagruélica comida sin saber que en esa santa ciudad, ese santo día no funciona nada entre las 13 y las 16 horas: ni autobuses ni tranvía ni taxis ni metro, que apenas hay ya que tanto arte en el subsuelo no permite que se construya (recordad la impactante escena de Roma de Fellini cuando, excavando un túnel topan con los frescos de una camera vuota). Como es de imaginar, yo ni lo sabía ni podía imaginarlo. Para mayor desgracia, mi móvil, un Nokia con tendencia a la depresión, va y se me suicida nada más llegar al aeropuerto. El resto es –esta vez sí- fácilmente  imaginable. La aventura concluyó con un resfriado descomunal. Pero, como dice el romance, tras de tiempos vienen tiempos y nadie nos priva de lo bonito que es ahora relatarlo.
Os deseo a todas un año lleno de simpáticas anécdotas que vivir y contar además del habitual amor, paz, prosperidad y demás entelequias.

Feliz 2012

martes, 20 de diciembre de 2011

Nelo segurata

Debían de ser alrededor de las 12 de la noche, una hora muy solitaria e intempestiva en nuestro barrio, cuando, por lo visto, a los oídos de Nelo llegó un ruido sospechoso. Muy inquieto, me pidió salir al jardín y, tal como le abrí, se fue hecho una bala al portón de entrada, olisqueó los bajos, luego el aire de la noche y, a continuación, lanzó una retahíla de ladridos furiosos con un vozarrón a lo Constantino Romero que infundía respeto. Qué digo, respeto; auténtico pavor; sin verlo, se diría que el que ladraba era un dóberman como mínimo. Cómo sería que tras la advertencia, se oyeron pasos alejándose a la carrera. No he conseguido averiguar si eran ladrones al acecho o la chiquillería del vecindario gamberreando un poco (coincidió con el puente de diciembre), pero, en cualquier caso, lo importante es que avisó y que puso en ello todo su empeño. ¡Bien, quillo, bien!, lo felicité. Y ahora, la faena es mía porque se ha empeñado en que la seguridad y la vigilancia integrada son lo suyo. O sea, que quiere ser segurata. Dice que lo que más le mola es el uniforme, pero yo, que soy su madre y lo conozco bien, sé que lo que realmente le va es hacerse el milhombres (o el milperros si se prefiere) 
- Mira, nen -intento convencerle-, mejor haces un curso de rescate de víctimas, el uniforme es super chulo y serías aún más útil a la sociedad. Ya sabes que a mí lo de los cuerpos represivos siempre me ha dado mal rollo. Y, por otra parte, es más ágil, más activo. Un segurata, igual se pasa las horas sentado a la puerta de un comercio con aires de mariscal sin hacer otra cosa que lucir planta. En cambio los rescatadores y rescatadoras, van de excursión, hacen viajes exóticos, practican deportes de riesgo... no sé, es mucho más aventurero, en serio.
No he tenido que insistir. La idea le ha parecido tan estupenda que lleva una semana rescatando todo lo que encuentra: una lagartija aterida de frío, una pelota del Barça abandonada, un esqueje de geranio vencido por el viento... hasta intentó rescatar al gato Nero de su propia cestita. Por suerte lo frené a tiempo. Y para completar su formación, hace prácticas de salvamento con Nua, ya lo he pillado en más de una ocasión lamiéndole la carita e intentando hacerle el boca a boca. Aquí tenéis el vídeo que lo demuestra, ya veréis qué tierno.
Está claro que Nelo es un perro muy completo: simpático, obediente, sociable, sumiso, no demasiado listo pero con una gran personalidad. ¿O, dada su condición de cánido, debería decir canidalidad? Sea como sea, últimamente, nos tiene muy contentas.

video

domingo, 18 de diciembre de 2011

Una convocatoria interesante

Viernes 13 de enero de 2012, a las 17h Seminario 
¿LA INTERSECCIONALIDAD ES UNA PANACEA? 
Un debate entre teoría y política. 
Sala del Professorat, Edifici Josep Carner, 5ª planta. Facultat de Filologia, UB c/ Aribau 2, BCN


Intervienen: Emanuela Lombardo (U. Complutense Madrid)Verena Stolcke (UAB)Eleni Varikas (U. Paris 8)Elena Laurenzi (UB coord.). Modera: Marta Segarra (UB)

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Sentido homenaje LitLes a esta cómica de la pluma

2011-12-02 20.03.36La presentación de 15 años Con Pedigrre fue algo más que una simple presentación; un encuentro de amistad y orgullo lésbico con un discurso de Thais Morales de chapeau, lecturas, cánticos y un homenaje sorpresa de las chicas del taller LitLes que me dejó con kleenex en los ojos y sin palabras en la boca.
Mil gracias a todas.
Si os apetece escuchar el acto al completo, lo tenéis en InOutradio. Aquí va el enlace InOut

También podéis leer el homenaje:  
Desviadas & Felices (de serlo)
Isabel Franc, un caso preocupante de personalidad múltiple