jueves, 25 de noviembre de 2010

Nelo también nos da alegrías

Chicas, no sabéis cuánto os agradezco los comentarios, las palabras de ánimo y los gestos de solidaridad. Nelo también, pero él a su manera. El proceso es lento y desesperante, aunque reconozco que alguna alegría que otra ya nos da el quillo. El lunes estuvimos con sus tietas (las que le regalaron el kong) y se portó como un señorito. Fuimos a uno de los pocos bares que admiten clientela de 4 patas (de forma bien incongruente en todos admiten renacuaj@s de 2 patas mucho más maleducad@s que mis mascotas, qué hi farem!!) No uno de esos  locales que tiene a la puerta de entrada una ristra de carteles: prohibido fumar, prohibido canes, reservado el derecho de admisión y otras restricciones. En esos siempre nos dan ganas de entrar a preguntar: ¿Se puede respirar? No lo hemos hecho nunca por no liarla. A veces nuestro humor no se entiende muy bien. La otra alegría es que ya ha hecho el intento de subir solito al coche. Solo lo ha conseguido una vez y obligándome a montar un número de contorsiones para darle el chuche de premio a su hazaña, pero, bueno, por algo se empieza. 
(Creo que sí, seguiremos informando)

1 comentario:

Virginia dijo...

por favor, no dejes de informar!
un abrazo,
virginia