viernes, 28 de octubre de 2011

Su lógica no es la mía

Ayer llovía a mares (hoy también) y para que no se me mojara, me atreví a dejar a Nelo dentro de casa. Retiré de su alcance cualquier objeto susceptible de ser mordido, en especial, mi biblioteca, cerré un par de puertas y le dejé unas cuantas chuches. Al regresar, todo estaba intacto, así que lo saludé y recompensé con frases de ánimo tipo: "Eres un crack" o "Ta hecho un fenómeno, tío!!". Momentos de alegría bailando él y yo en medio del distribuidor. Cuánta emoción! Pero, al entrar en mi despacho vi removido (no desgraciado ni mordido) un sobre de documentos y al ir a cogerlo, el Quillo se metió debajo de la cama. Mensaje recibido. Mira que llega a ser inocente y tonto, pobre Quillo, si no me habría enterado. 

La frase del día: Más vale usar pantuflas que alfombrar al mundo
Buda                            

2 comentarios:

Carrie dijo...

Si es que es un poco travieso, pero se le nota que es un buen chaval!!!

Un besazo para Nelo!!!

Virginia dijo...

qué mono este Nelo, se nos cae la babita!