miércoles, 1 de junio de 2011

Tarde de lluvia

Llevaba días portándose como un señorito. El coach dispuso una zona restringida en el patio para que se quedara suelto y, excepto el primer día que organizó una zapatiesta descomunal, que yo tuve que ignorar, no había vuelto a destrozar nada. Ayer, una cortina de lluvia se cernía sobre el mencionado patio y, como lo tengo con una erupción cutánea (es un saldo, el pobre) mi instinto de madre protectora me invitó a cometer una temeridad: dejarlo dentro de casa. 
Estuve sufriendo toda la tarde. ¿Quedará algo en pie después de tan arriesgada decisión?. Al llegar a casa, me temía lo peor. Entré con el corazón encogido. El salón estaba intacto lo cual no es un mérito porque el Quillo no tenía acceso. Entré en el distribuidor; todo en su sitio, eso significaba que habría arremetido contra mi despacho. Miré con un solo ojo, como si eso pudiera amortiguar el desastre, y nada se había modificado. Solo quedaba la cocina-office, allí, en más de una ocasión había arremetido contra plantas y mantelitos individuales. Mi sorpresa fue de escalofrío cuando comprobé que todo estaba igual que de costumbre. No había destrozado nada, ¡en ninguna estancia! También es cierto que no dejé muchas cosas al alcance de sus fauces, pero ya sabemos que cuando se lo propone, siempre encuentra algún libro que llevarse a la boca. Fue emocionante. Nos miramos: "Nelo", exclamé. "Mami", respondió y nos fundimos en un abrazo del que saltaron lágrimas de emoción. 

4 comentarios:

Gloria dijo...

Te lo has ganao! Os lo habéis ganao! Felicidades a los dos! Y gracias por compartirlo. Después de la tormenta siempre llega la calma ;-)

Un beso!

Virginia dijo...

plas, plas, plas!!!
¿lo ves mujer de poca fe? Nelo está aprendiendo a portarse bien porque sabe que asi te tiene más contenta.
Todo son estrategias seductoras para conseguir más mimo, jeje
bravo nelo!

Paz dijo...

Franc, casi me saltan las lágrimas!! Qué historia más tierna y además con una estructura que mantiene la intriga y la tensión hasta el final. Creo que lo mejor es el abrazo final: brutal... Como premio Nelo se merece venir el próximo día. Felicidades a los 3 (a Nelo, al coach y a ti). Petons! Paz

viky frias dijo...

Y narrado en primera persona. Falta ahora la versión de Nelo, que puede ser interesantísima como contraste...