martes, 15 de noviembre de 2011

No sé qué hacer con él

De verdad, que a veces me desespera. Hoy, por lo visto, se despertó más atontado que de costumbre. Primero, no ha venido a saludarme: una tierna escena de amor que se da a diario cuando empiezo a removerme entre las sábanas. Me he levantado y él no aparecía por ningún sitio. ¡Un susto! Hasta que lo he llamado (con la angustiada voz de una madre que ha extraviado a su hijo) y ha salido legañoso y entumecido de debajo de la cama. Pa matarlo!
Después, otra escena para enviarlo a terapia. Mientras me preparo el desayuno, se sienta cerca de mí, esperando que caiga algo. Es una costumbre que adquirió de Nua. Ella ahora ya no lo hace, en el mejor de los casos, espera a que se lo lleve, en el peor y más habitual, exige que se lo lleve. Pero, Nua, mucho más espabilada, estaba atenta a lo que podía caer, por lo general, trocitos de jamón, queso o pechuga de pavo. Él no, él está pensando en las musarañas y cuando voy a darle el trocito, lo encuentro mirando hacia otro lado. Qué pasa? pues que viene el gato, más espabilado también, y se hace con la viruta de pavo. Le he dicho: 
-¡Nen! -así, en tono recriminatorio.
Ha chasqueado la lengua y, como restándole importancia, ha dicho que es que estaba despistado y se ha vuelto a su cama. Me preocupa. No se me estará poniendo malo?


La frase del día: "Hay que ser vegetariana para conformarse con una eternidad cíclica." 
Amelie Nothomb

2 comentarios:

Virginia dijo...

jajaja! ¿no será que el dia no le acompaña? pobrecito, si es que con este gris que se empeña en no abandonarnos, ¡de dónde quieres que saque alegría! Ten paciencia, los nenes también tienen sus dias grises en los que se preguntan "¿Quién soy? A dónde voy?" ;-)

Gloria dijo...

No es por alarmar, profa, pero tiene toda la pinta de haberse enamorao... la que te espera con un nen que cree en el amor romántico... Tienes mi hombro disponible para llorar vía Skype, ya lo sabes :´-(