martes, 5 de octubre de 2010

Nelo de turismo rural

No nos gustan los hoteles. Ni a Nelo ni a Nua ni a mí. Nos resulta mucho más confortable el trato familiar propio del agroturismo. Por eso les he buscado una casa rural para que pasen estos días mientras yo estoy de sesudo y arduo trabajo en las universidades de Louissiana y Austin, Texas. Está en el pueblo y es muy bonita, con jardín, piscina, parque infantil y todos los servicios. Una ruina, igualmente, pero al menos, tendrán cuidados, mimo y compañía durante toda la jornada.
Por otra parte, ya hemos contactado con el psiquiatra, un chico muy majo (al menos, eso parecía por teléfono). Tendremos la primera visita al volver del periplo estadounidense. Mientras tanto, ahí os quedáis con un abrazo muy fuerte y la promesa de contar mis aventuras en este blog (espero)
Hasta prontito.

1 comentario:

Filomena dijo...

¡Muchísima suerte, Isabel! Esperamos tus noticias. Besos