viernes, 4 de marzo de 2011

Nelo y el carnaval

Lo tengo pesadísimo. Se ha enterado de que esta noche voy a una fiesta de cumpleaños en la que, por coincidencia con el carnaval, hay que ir disfrazada y no para de darme la tabarra.
-Me pondré mi disfraz de perro policía -ha dicho entusiasmado esta mañana mientras yo me estaba apañando el mío. No me ha dado tiempo de advertirle porque ha salido como una bala a probarse otros posibles disfraces.
-¿Y el de "quillo", qué tal? -me consultaba eufórico con las pintas que apunta en la foto. 
El berrinche que ha pillado cuando le he dicho que él no venía, ha sido descomunal. Con la pataleta, hasta se ha hecho un pis fuera de lugar (nunca mejor dicho). Lo tengo toda la mañana con el hocico pegado a mi trasero allí donde voy, repitiendo.
-¿Y por qué? ¿por qué? ¿Yo por qué no puedo ir? 
-Porque es una fiesta de mayores y, concretamente, de dos patas -le he dicho al fin.
No ha habido manera. Ha salido al patio, se ha puesto cara a la pared y ahí lo tengo, de morros y patas cruzadas para lo que queda de finde. ¡Qué paciencia, virgen santa! Es lo que tiene ser adolescente; adolecen de tontería supina. ¡¡Feliz Carnaval, chicas!!

3 comentarios:

Virginia dijo...

jajajaja! con lo guapo que está en esta foto, si está para llenarle de besos! fiu fiuuuuu! buenorrooo!!!

Virginia dijo...

jajaja, nelo guapo, con lo estupendo que estás en esta foto, fiu fiuuuu! buenorrooo!!!

Anónimo dijo...

A cada foto que pones está más grande el animal!!!
Que guapo es Nelo!!!

Ester.