sábado, 25 de junio de 2011

RICHARD

Se ha ido mi querido primo Richard. Nos veíamos poco pero compartíamos esa complicidad que da la clandestinidad familiar. Tenía (según me dijo, porque era un poco trolero) uno de los primeros número del FAGC y era un transformista famoso. En familia nunca salió del armario en el sentido estricto. Conmigo sí y la escena fue cómica. Nos encontramos por casualidad en el Pg. de Grâcia, fuimos a tomar un refresco, me contó lo que ya sabía y cuando le dije que yo también, exclamó sorprendido: "Anda, Isabelita, pues yo pensaba que eras moderna". Tal vez esa ocultación de lo que era público y notorio le venía de los tiempos más duros. En cierta ocasión, alguien lo denunció a sus primos de Madrid y estos le propinaron una soberana paliza en el asiento trasero del coche, por maricón. 
Ocultaba, a medias, pero era auténtico al completo y alegre hasta la frivolidad. Con él se ha ido también un trozo de historia irrecuperable, porque hay pasajes que nadie más podrá o querrá contar. Nos ha dejado un luchador cuyas armas eran las boas, las pelucas y los plataformones. 
Allí donde esté, que empiece el espectáculo.

La frase del día: Permite una maravilla, y te será devuelto lo imposible
Marián Bárcena

4 comentarios:

Claudine dijo...

no es un comentario por publicar. Espero solo que lo lea Isabel. Me imagino que te quedarás bastante sorprendida. Me alegro que hayas cumplido tu deseo más profundo, el escribir. Me gustaría tener noticias tuyas - además de lo que se puede leer en este increible vínculo que es el internet- un abrazo. Claudine

Isabel Franc dijo...

Gracias por las condolencias. Puedes encontrarme en el mail de este blog. Un abrazo

Gloria dijo...

Un abrazo fuerte, Isabel. Que empiece el espectáculo y a seguir reconociendo esas maravillas sin garantía de devolución pero que hacen real lo imposible.

Virginia dijo...

me habría gustado conocer a tu primo, sin duda era una persona auténtica.
mucho ánimo y mantenlo vivo en el recuerdo.
besos,
virginia