martes, 25 de octubre de 2016

Nelo lesionado

Como es más bien bruto y de carácter machote, Nelo tiene tendencia a lesionarse. En una acción, probablemente de regateo con la pelota, se cascó una uña de la pata delantera izquierda, lesión, en su caso, más o menos tan frecuente como la de los isquiootibiales en los futbolistas. Ayer fuimos a la veterinaria que le limpió la herida, le puso antibiótico, le recetó pastillas y le vendó la pata; dijo, además, que está fondón y le prescribió una de cal y una de arena: más deporte y menos lata. La primera parte se la ha tomado bien, de hecho, el vendaje no le impide seguir jugando (al futbol o a lo que haga falta), pero el tema de la comida... ahí hemos tenido un disgusto. Ahora, cuando le lleno el plato (menos que antes) me lanza una mirada de soslayo en la que se interpreta un claro reproche: "Mala madre", parece decirme antes de iniciar, resignado, el almuerzo. 

La frase del día: La lucha contra la amargura puede ser un trabajo a jornada completa
Ira Sachs